Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Patrimonio de la humanidad’

unesco_1 

A petición de varias personas que quieren apoyar también individualmente el comunicado por el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad de Badajoz, Belchite, Guernica, Los Merinales y otros lugares de la represión franquista, en esta entrada han quedado activados los comentarios a disposición de aquellas personas que quieran suscribirlo, bastando con dejar nombre y apellidos, lugar de residencia y un correo electrónico de contacto. Todo apoyo en difusión de este manifiesto a otros webs o países –  con especial atención a la Unión Europea dada la próxima Presidencia española pèro no sólo – ,  será igualmente bienvenido.

 

Muro de Badajoz, Guernica, Belchite, Los Merinales: Patrimonio de la Humanidad.

Hacia la Protección jurídica por ley de los lugares de la represión franquista como “lugares de la memoria”.

Nuestra “ley” de la memoria no establece una protección efectiva de los lugares de la represión franquista diseminados por todo el país – lugares de fusilamiento, fosas comunes, simas y otros lugares de ejecución a lo largo y ancho de todo el territorio, penales y lugares de trabajos forzados, lugares de tortura, edificios hoy anónimos pero que fueron centros de detención ilegal de hombres, madres y niños, en ocasiones presuntos escenarios de desapariciones infantiles, etc – ni articula políticas activas para la integración de dichos lugares en el urbanismo de nuestras ciudades ni la incorporación de sus nombres e identidades en nuestras ciudades.

 

Puestos a copiar el modelo de la Orden de 1 de mayo de 1940 sobre “exhumaciones e inhumaciones” se podía haber tomado constancia al menos de otras normas también como  las medidas de protección de los lugares de enterramiento de la Orden de 4 de Abril de 1940 “Disponiendo que por los ayuntamientos se adopten medidas que garanticen el respeto de los lugares donde yacen enterradas las víctimas de la revolución marxista” (Boletín del Estado de 5 de abril de 1940, página 2320) o se podía haber mirado la actuación de las autoridades de la República de Argentina estableciendo institutos autónomos de promoción de los derechos humanos y la memoria de los crímenes, con la participación de las asociaciones de desaparecidos y de derechos humanos, en lugares como la ESMA y promoviendo la recuperación de lugares como el Centro de Detención Clandestino “Club Atlético”, inicialmente derribado para la construcción de una autopista y posteriormente en restauración.

 

De hecho, algunos de estos lugares por su especial significación histórica sumado a la inhumanidad de los actos de genocidio llevados a cabo por la dictadura merecen ser promovidos en virtud de su “valor universal excepcional” por el Gobierno de España, con el apoyo activo por parte de autoridades autonómicas y locales, para su inscripción en la lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en razón de la significación para la entera humanidad de los acontecimientos acaecidos en los mismos. Dicha iniciativa contaría con varios antecedentes en la praxis del organismo internacional como el reconocimiento como tal en 1979 de los barracones e instalaciones de “Auschwitz Birkenau”, el reconocimiento del excepcional valor universal de las instalaciones de trata de esclavos en la Isla de Goree en Senegal en 1978, el reconocimiento en 1996 del Memorial de la Paz de Hiroshima, o Cúpula de Genbaku, estructura del único edificio que permaneció en pie, y el de el puente de Mostar destruido durante la guerra en la antigua Yugoslavia y que tras ser reconstruido con la participación de cascos azules españoles fue promovida su inscripción como Patrimonio de la Humanidad en 2005 como símbolo de la cooperación internacional y de la coexistencia de distintas comunidades culturales, étnicas y religiosas. Las víctimas de todos estos lugares, su permanente recuerdo merecen ser honradas y recordadas por la humanidad.

 

            En el caso español se toma especial conciencia del especial significado e impacto en la conciencia de la humanidad del genocidio de Badajoz, las primeras de esa escala contadas al mundo por los corresponsales extranjeros presentes que hacen de esta ciudad el primer Srebrenica, el árbol de Guernika, durante años símbolo de los horrores de la guerra inmortalizado el bombardeo en numerosas obras artísticas y literarias, o la ciudad antigua de Belchite conservada.

 

Los firmantes del presente manifiesto mostramos nuestro rechazo ante hechos recurrentes como los recientemente perpetrados por las autoridades locales de Granada al retirar la placa de los 2400 asesinatos y desapariciones del franquismo, actos como la reiterada de nombres de calles como la dedicada a Margarita Nelken en Badajoz, y pedimos al Gobierno de España:

 

1- Que se cree un mapa integrado de todos los lugares de la memoria de los crímenes contra la humanidad del franquismo en España. Que se dé difusión del mismo y se incorpore a los libros de texto y a todos los niveles de la enseñanza tal y como exige Naciones Unidas como forma de reparación para las victimas de violaciones manifiestas de los derechos Humanos (Resolución 60/147, aprobada por la Asamblea General el 16 de diciembre de 2005) y como parte del “deber de recordar” que incumbe al Estado en virtud de los principios ONU de protección de los Derechos Humanos mediante la lucha a la impunidad (Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 8 de febrero de 2005), o textos internacionales como los Chicago Principles.

 

2- Que de igual modo que en Argentina se reconozcan, regulen y se protejan todos los “lugares de la memoria” como instituto autónomo, participado por las asociaciones, familiares de víctimas y autoridades locales, autonómicas y estatales, desde los que, al igual que prevé la ley argentina 961/2002 recuperar y conservar cada uno de dichos lugares así como promover “su integración en la memoria urbana”, pero mucho más ampliamente promover activamente “el resguardo y transmisión de la memoria  de los hechos ocurridos” y “la profundización del sistema democrático, la consolidación de los derechos humanos y la prevalencia de los valores de la vida, la libertad y la dignidad humana”. De modo que se garantice el respeto de dichos lugares, de las placas y otros elementos conmemorativos, sea cual sea el signo de la mayoría política en el ente local o parlamento autonómico, y como lugar de permanente recuerdo y promoción activa de los derechos humanos y los valores democráticos de convivencia y solidaridad, de modo que cada uno de los escenarios del horror se convierta en un lugar de encuentro para construir futuro desde dichos valores y el sentido homenaje a victimas y familiares por parte de las instituciones que jamás debió faltar una vez recuperada la democracia en España.

 

3- Que el Gobierno de España abra un debate para instar la presentación dentro de sus competencias ante el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO de lugares como el muro y Plaza de toros de Badajoz – en la medida en que sea posible abordar su reconstrucción como lo fue el puente de Mostar por cascos azules españoles -, y de otros escenarios de análoga significación como Guernika, Belchite, el Campo de trabajo forzado de los Merinales y otros escenarios del genocidio franquista dado su reconocible valor universal excepcional de conformidad con los mismos criterios empleados para el reconocimiento de esos otros lugares antes citados.

 

4- Que como parte de los deberes de reparación derivados de esa misma Resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas 60/147, y siguiendo la practica constante de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos el Estado español garantice que se dé el nombre de calles y edificios públicos de las localidades de los desaparecidos y asesinados del franquismo, que se coloquen placas que indiquen sus lugares originarios de  residencia como forma de reparación y homenaje.

 

5- Que como parte del deber de recordar que incumbe al Estado se ponga en marcha un “Archivo biográfico familiar” de cada uno de los desaparecidos, dirigido a recoger y preservar en distintos soportes los testimonios de los familiares de los desaparecidos y niños perdidos recobrados como parte de un memorial a los héroes de la Segunda República Española donde se recojan todos sus nombres y que recuerde a las futuras generaciones el genocidio franquista y las voces de sus supervivientes.

 

Read Full Post »

Contarapid-es-noticia-de-innovacion-en-EuropaPress-4083_image    MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) – –

    MEMORIA HISTÓRICA

   Distintas asociaciones de la memoria histórica de España solicitarán al Gobierno y a las autoridades autonómicas y locales que estudien pedir a la UNESCO que algunos de los “escenarios de los crímenes contra la humanidad del franquismo” se declaren ‘Patrimonio de la Humanidad’, según explicaron en una nota de prensa.

   Tal reconocimiento se reclamará, entre otros, para el muro de Badajoz, la Casa de Juntas y el Árbol de Guernika, la Ciudad Vieja de Belchite y el Campo de Los Merinales por su “excepcional valor universal de los dramáticos acontecimientos, crímenes contra la entera humanidad, a los que están ligados”.

   Esta iniciativa surge, según explicaron, ante “hechos tan preocupantes” como la retirada de placas conmemorativas en distintos lugares de España y con el objetivo de denunciar “la ausencia de un estatuto jurídico de protección de estos lugares de la memoria” por parte de la denominada Ley “de la memoria”. Las asociaciones pretenden reclamar así la elaboración de un “mapa integrado de los lugares de la memoria”, su incorporación al material didáctico, así como la creación y regulación de un instituto autónomo desde el que promover “su integración en la memoria urbana”.

   El proyecto cuenta con varios antecedentes internacionales, como la declaración en 1979 de Auschwitz como ‘Patrimonio de la Humanidad’ o el reconocimiento en 1996 del Memorial de la Paz de Hiroshima. “Las víctimas de todos estos lugares merecen ser hornadas y recordadas por la humanidad”, argumentaron.

 

Read Full Post »

Read Full Post »

merinales_17062005 

Pedro Cela, El Correo de Andalucía, 31 de agosto de 2009.

El campo de trabajo de Los Merinales, el mayor y el último que se cerró en España, debe ser declarado Patrimonio de la Humanidad para preservar la memoria histórica. Eso piensan varias de las asociaciones de lucha contra la impunidad de los crímenes del franquismo que proponen otros tres enclaves para esta protección.

Estos colectivos preparan estos días un comunicado abierto a la adhesión para pedir al Gobierno de España, y a las autoridades autonómicas y locales, que estudien el impulso ante la Unesco del reconocimiento de lugares de la memoria histórica, como el muro de Badajoz, el conjunto formado por la Casa de Juntas y el Árbol de Guernika, la ciudad vieja de Belchite y Los Merinales como los más representativos, disponiendo en su caso las medidas necesarias para su protección y rehabilitación, todo ello en razón del “excepcional valor universal” de los dramáticos acontecimientos y crímenes contra la humanidad a los que están ligados.

Esta propuesta cuenta con varios antecedentes, como la declaración como tal en 1979 de los barracones de Auschwitz, además del reconocimiento del excepcional valor universal de las instalaciones de trata de esclavos en la isla de Goree, en Senegal, el Memorial de la Paz de Hiroshima o el puente de Mostar, destruido durante la guerra en la antigua Yugoslavia y que tras ser reconstruido con la participación de cascos azules españoles fue promovida su inscripción como Patrimonio de la Humanidad, como símbolo de la cooperación internacional y la convivencia.

En el caso de España se toma conciencia del especial significado e impacto en la conciencia de la humanidad de sucesos como el genocidio de Badajoz; el árbol de Guernika, durante años símbolo de los horrores de la guerra e inmortalizado el bombardeo en numerosas obras artísticas y literarias; la ciudad vieja de Belchite, prácticamente en el mismo estado en el que quedase tras los enfrentamientos; y Los Merinales, el único escenario escogido por ahora en Andalucía, y donde desarrollaron trabajos forzados los presos políticos durante varias décadas de represión.

Read Full Post »

  toros--390x100
Trabajos de recuperación del Centro de Detención Clandestina "Club Atlético" en Argentina
Estefanía Zarallo, Badajoz, HOY.es, 30 de Agosto de 2009
 
Las principales asociaciones para la recuperación de la Memoria Histórica en España preparan estos días un comunicado que enviarán en breve a las autoridades para pedir que impulsen el reconocimiento del muro del cementerio de Badajoz y, en la medida de lo posible, la antigua plaza de toros como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
Será la primera vez en España que se solicite que se protejan lugares marcados por la barbarie, aunque no sucede lo mismo en el resto de Europa. De hecho la propuesta cuenta con antecedentes, como por ejemplo el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau que fue promovido en 1979 como Patrimonio de la Humanidad o las barracas de esclavos de la isla Goree, en Senegal. En ambos casos se trata de enclaves protegidos, que no pueden ser olvidados por la humanidad.
Esta iniciativa es perfectamente asumible desde el punto de vista jurídico en virtud del Convenio Internacional de la UNESCO que recoge un estatuto protegido para todos los lugares de la memoria.
Según cuenta Miguel Ángel Rodríguez, uno de los promotores de la idea experto en Derecho Penal Internacional, es curioso como la propia Ley de la Memoria no obliga a proteger estos espacios. Más aún en una ciudad como Badajoz donde aconteció el primer ‘srebrenica’ de la Europa de los totalitarismos, es decir, donde se produjo la primera matanza de civiles del período de entreguerras en el viejo continente.
Además, Rodríguez, en una de sus investigaciones, encontró una orden promovida por Franco el cuatro de abril de 1940. En ella ordenaba a los Ayuntamientos a que protegiesen los lugares donde se encontraban enterramientos de nacionales fusilados. «Es increíble como el dictador protege sus lugares y la propia Ley de la Memoria no los proteja», destaca el experto.
Por ello, las asociaciones se pondrán en marcha estos días para empezar con la recogida de firmas. Una vez recopiladas, volverán a hacer llegar los escritos al Ayuntamiento de Badajoz, la Junta de Extremadura y el Gobierno de España. Junto a la capital de la provincia, se pedirá que se tengan en cuenta otras ciudades como Gernika o Belchite muy castigadas durante la Guerra Civil.
Además se pedirá la modificación de la Ley de la Memoria y que desde las administraciones se alcancen acuerdos y convenios para crear institutos autónomos. «Se trata de que en ese lugar no se ponga una placa sino que se genere un foro participativo de difusión de Derechos Humanos. Las autoridades argentinas lo tienen regulado como una ley», apunta Miguel Ángel Rodríguez.
La plaza, destruida
El muro del cementerio de San Juan, donde tuvieron lugar cientos de fusilamientos está actualmente en obras. La tapia está siendo reformada, pero su construcción podría ser paralizada si esta iniciativa prospera. De hecho, podrían decidir que se tirase.
El principal problema será recuperar la plaza de toros, donde se cometieron miles de asesinatos y que fue derruida para construir un palacio de congresos. Rodríguez recuerda que algo similar ocurrió con el puente de Mostar. «Fue bombardeado por los serbios, se vino completamente abajo. Se construyó de nuevo y se proclamó Patrimonio de la Humanidad a pesar de no ser el original», comenta.
Lo mismo ocurrió con el centro de detención clandestino ‘Club Atlético’ en Argentina, que se tiró para construir una autopista pero que se recuperó en su totalidad posteriormente.

Read Full Post »

 143448732_6e452a065e

Hacia la Protección jurídica por ley de los lugares de la represión franquista como “lugares de la memoria”.

Nuestra “ley” de la memoria no establece una protección efectiva de los lugares de la represión franquista diseminados por todo el país – lugares de fusilamiento, fosas comunes, simas y otros lugares de ejecución a lo largo y ancho de todo el territorio, penales y lugares de trabajos forzados, lugares de tortura, edificios hoy anónimos pero que fueron centros de detención ilegal de adultos, madres y niños, en ocasiones presuntos escenarios de desapariciones infantiles, etc – ni articula políticas activas para la integración de dichos lugares en el urbanismo de nuestras ciudades ni la incorporación de sus nombres e identidades en nuestras ciudades.

 

Puestos acopiar el modelo de la Orden de 1 de mayo de 1940 sobre “exhumaciones e inhumaciones” se podía haber tomado constancia al menos de las medidas de protección de los lugares de enterramiento como las de la Orden de 4 de Abril de 1940 “Disponiendo que por los ayuntamientos se adopten medidas que garanticen el respeto de los lugares donde yacen enterradas las víctimas de la revolución marxista” (Boletín del Estado de 5 de abril de 1940, página 2320) o se podía haber mirado la actuación de las autoridades de la República de Argentina estableciendo institutos autónomos de promoción de los derechos humanos y la memoria de los crímenes, con la participación de las asociaciones de desaparecidos y de derechos humanos, en lugares como la ESMA y promoviendo la recuperación de lugares como el Centro de Detención Clandestino “Club Atlético”, inicialmente derribado para la construcción de una autopista y posteriormente en restauración.

 

De hecho, algunos de estos lugares por su especial significación histórica sumado a la inhumanidad de los actos de genocidio llevados a cabo por la dictadura merecen ser promovidos en virtud de su “valor universal excepcional” por el Gobierno de España, con el apoyo activo por parte de autoridades autonómicas y locales, para su inscripción en la lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en razón de la significación para la entera humanidad de los acontecimientos acaecidos en los mismos. Dicha iniciativa contaría con varios antecedentes en la praxis del organismo internacional como el reconocimiento como tal en 1979 de los barracones e instalaciones de “Auschwitz Birkenau”, el reconocimiento del excepcional valor universal de las instalaciones de trata de esclavos en la Isla de Goree en Senegal en 1978, el reconocimiento en 1996 del Memorial de la Paz de Hiroshima, o Cúpula de Genbaku, estructura del único edificio que permaneció en pie, y el de el puente de Mostar destruido durante la guerra en la antigua Yugoslavia y que tras ser reconstruido con la participación de cascos azules españoles fue promovida su inscripción como Patrimonio de la Humanidad en 2005 como símbolo de la cooperación internacional y de la coexistencia de distintas comunidades culturales, étnicas y religiosas. Las víctimas de todos estos lugares, su permanente recuerdo merecen ser honradas y recordadas por la humanidad.

 

            En el caso español se toma especial conciencia del especial significado e impacto en la conciencia de la humanidad del genocidio de Badajoz, las primeras de esa escala contadas al mundo por los corresponsales extranjeros presentes que hacen de esta ciudad el primer Srebrenica, el árbol de Guernika, durante años símbolo de los horrores de la guerra inmortalizado el bombardeo en numerosas obras artísticas y literarias, o la ciudad antigua de Belchite conservada.

 

Los firmantes del presente manifiesto mostramos nuestro rechazo ante hechos recurrentes como los recientemente perpetrados por las autoridades locales de Granada al retirar la plaza de los 2400 asesinatos y desapariciones del franquismo, actos como la reiterada de nombres de calles como la dedicada a Margarita Nelken en Badajoz, y pedimos al Gobierno de España:

 

1- Que se cree un mapa integrado de todos los lugares de la memoria de los crímenes contra la humanidad del franquismo en España. Que se dé difusión del mismo y se incorpore a los libros de texto y a todos los niveles de la enseñanza tal y como exige Naciones Unidas como forma de reparación para las victimas de violaciones manifiestas de los derechos Humanos (Resolución 60/147, aprobada por la Asamblea General el 16 de diciembre de 2005) y como parte del “deber de recordar” que incumbe al Estado en virtud de los principios ONU de protección de los Derechos Humanos mediante la lucha a la impunidad (Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 8 de febrero de 2005), o textos internacionales como los Chicago Principles.

 

2- Que de igual modo que en Argentina se reconozcan, regulen y se protejan todos los “lugares de la memoria” como instituto autónomo, participado por las asociaciones, familiares de víctimas y autoridades locales, autonómicas y estatales, desde los que, al igual que prevé la ley argentina 961/2002 recuperar y conservar cada uno de dichos lugares así como promover “su integración en la memoria urbana”, pero mucho más ampliamente promover activamente “el resguardo y transmisión de la memoria  de los hechos ocurridos” y “la profundización del sistema democrático, la consolidación de los derechos humanos y la prevalencia de los valores de la vida, la libertad y la dignidad humana”. De modo que se garantice el respeto de dichos lugares, de las placas y otros elementos conmemorativos, sea cual sea el signo de la mayoría política en el ente local o parlamento autonómico, y como lugar de permanente recuerdo y promoción activa de los derechos humanos y los valores democráticos de convivencia y solidaridad, de modo que cada uno de los escenarios del horror se convierta en un lugar de encuentro para construir futuro desde dichos valores y el sentido homenaje a victimas y familiares por parte de las instituciones que jamás debió faltar una vez recuperada la democracia en España.

 

3- Que el Gobierno de España abra un debate para instar la presentación dentro de sus competencias ante el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO de lugares como el muro y Plaza de toros de Badajoz – en la medida en que sea posible abordar su reconstrucción como lo fue el puente de Mostar por cascos azules españoles -, y de otros escenarios de análoga significación como Guernika, Belchite, el Campo de trabajo forzado de los Merinales y otros escenarios del genocidio franquista dado su reconocible valor universal excepcional de conformidad con los mismos criterios empleados para el reconocimiento de esos otros lugares antes citados.

 

4- Que como parte de los deberes de reparación derivados de esa misma Resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas 60/147, y siguiendo la practica constante de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos el Estado español garantice que se dé el nombre de calles y edificios públicos de las localidades de los desaparecidos y asesinados del franquismo, que se coloquen placas que indiquen sus lugares originarios de  residencia como forma de reparación y homenaje.

 

5- Que como parte del deber de recordar que incumbe al Estado se ponga en marcha un “Archivo biográfico familiar” de cada uno de los desaparecidos, dirigido a recoger y preservar en distintos soportes los testimonios de los familiares de los desaparecidos y niños perdidos recobrados como parte de un memorial a los héroes de la Segunda República Española donde se recojan todos sus nombres y que recuerde a las futuras generaciones el genocidio franquista y las voces de sus supervivientes.

 

 PDF de la Orden de Franco de 4 de Abril de 1940 “Disponiendo que por los ayuntamientos se adopten medidas que garanticen el respeto de los lugares donde yacen enterradas las víctimas de la revolución marxista”

Read Full Post »